Las compañías principales de la industria bananera

Chiquita

Chiquita es la compañía transnacional más antigua que opera en América Latina y también la que tiene la mayor cantidad de sindicatos. Antes conocido como el Infame United Fruit Company, Chiquita fue el blanco principal de los activistas de derechos laborales y ambientales, especialmente en Europa, hasta el año 2001.

Chiquita firma un acuerdo con los sindicatos, hay avances
En junio del 2001, Chiquita firmó un acuerdo novedoso con sus sindicatos en América Latina y con la Unión Internacional de los Trabajadores de la Alimentación afirmando su respeto por los derechos laborales. El acuerdo, que se dio después de una campaña que empezó en 1998 y duró tres años, representaba un gran cambio en las relaciones entre Chiquita sus sindicatos y críticos.

El acuerdo ha sido utilizado para garantizar el reconocimiento del primer sindicato nuevo en la industria bananera centroamericana durante muchos años (en Honduras) y para organizar a cientos de nuevos trabajadores en Colombia. Pero no ha prevenido a Chiquita para que cierre sus plantaciones en Guatemala y Honduras, reduzca sus operaciones en Panamá o venda sus operaciones en Colombia. Aun así, Chiquita tiene muchos más trabajadores sindicalizadas que cualquier otra compañía transnacional en el sector bananero y, por esta razón, un porcentaje más alto de trabajadores que produce para Chiquita reciben salarios decentes en comparación con sus competidores.

USLEAP y Chiquita

USLEAP hizo campañas para instar a Chiquita a negociar un acuerdo sobre derechos laborales en el año 2001 y ha apoyado las luchas específicas de derechos laborales antes y después de la firma de este acuerdo. Uno de los conflictos más grandes después de la firma del acuerdo sucedió en Honduras en el 2006. Los sindicatos también reportaron que había un conflicto constante en Costa Rica. En el 2007, los sindicatos bananeros reportaron un aumento en las violaciones al acuerdo y pidieron a USLEAP y a otros entes internacionales que intervinieran con Chiquita. Algunos de los asuntos del sindicato fueron abordados y otros todavía en el 2008 están pendientes.

Chiquita y Colombia

En el 2003, Chiquita informó al Departamento de Justicia de los Estados Unidos que había estado pagándole a grupos armados en Colombia durante muchos años para proteger sus operaciones bananeras y a sus empleados, la mayoría de los cuales son sindicalizados. Después, Chiquita vendió sus operaciones colombianas en el 2007 y acordó pagar una multa de $25 millones por haber violado una ley estadounidense del 2001 que prohíbe el pago a grupos terroristas, incluyendo a los grupos de guerrilleros y paramilitares a los cuales Chiquita había hecho pagos.
La revelación ha provocado demandas en contra de Chiquita por los victimas de la violencia llevada a cabo por los grupos guerrilleros y paramilitares, una investigación congresional, amenazas por oficiales colombianos de extraditar a los ejecutivos de Chiquita y un reportaje en el programa 60 Minutes en mayo del 2008, en el cual un líder de los paramilitares afirmó que todas las compañías bananeras, incluyendo a Dole y Del Monte, habían sido obligadas a hacer este tipo de pago. Dole y Del Monte han negado esta acusación.

Del Monte

Del Monte es la compañía bananera más grande del mundo. Algunos de sus conflictos destacados en América Latina en los últimos años han sucedido en Guatemala donde la compañía ha buscado recortar sus operaciones sindicalizadas. El sindicato bananero de Del Monte en Guatemala es SITRABI, el sindicato de la empresa privada más grande en Guatemala. Hubo una campaña internacional en contra de Del Monte en el 1999 cuando unos matones atacaron a los líderes del sindicato SITRABI en 1999 y otra vez en el 2003 cuando algunos trabajadores fueron despedidos y se interpuso una demanda en contra del sindicato. En septiembre del 2007, un líder sindical de Del Monte fue asesinado en Guatemala, resultando en una campaña internacional.

USLEAP y Del Monte

USLEAP ha llevado a cabo campañas en contra de Del Monte cuando han sido solicitadas por los trabajadores de la industria bananera. El ataque en 1999 a los líderes sindicales por parte de matones en Guatemala obligó a los líderes a irse con sus familias al exilio y esto resultó en una campaña grande en los Estados Unidos por USLEAP. También resultó, en el 2001, en la primera convicción para violencia en contra de sindicalistas en la historia moderna de Guatemala.

2007: Un líder del Sindicato de Del Monte es asesinado en Guatemala

El asesinato de Marco Tulio Ramírez el 23 de septiembre de 2003, líder del sindicato SITRABI de Del Monte en Guatemala, resultó en protestas internacionales, en las cuales USLEAP formó parte, y en una demanda a nivel local sobre la posible complicidad de Del Monte. Del Monte y SITRABI, con la ayuda de la Unión Internacional de los Trabajadores de la Alimentación, formaron una comisión para abordar los asuntos que resultaron a raíz del asesinato. El gobierno guatemalteco ha determinado que el asesinato fue un crimen común y no quiere asignar el caso a un fiscal especial que trata los casos de violencia en contra de sindicalistas.

2003: Trabajadores guatemaltecos despedidos y luego reinstalados en las plantaciones de Del Monte

Después que varios trabajadores fueran despedidos en las plantaciones "Bobos" de Del Monte en julio del 2003, algunas protestas del sindicato resultaron en despidos y protestas adicionales. El gerente efectivamente abandonó las plantaciones, dejando a 300 trabajadores sin trabajo, y después formuló cargos criminales y civiles en contra del sindicato que resultaron en una decisión judicial de poner la cuota sindical bajo la custodio de un tercero, amenazando así la solvencia del sindicato.
La intervención por parte de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación (UITA), la AFL-CIO y otros ayudó a resolver el conflicto. La mayoría de los trabajadores que no fueron abandonados volvieron al trabajo después de que un nuevo gerente fue instalado en las plantaciones.

1999-2000: Trabajadores guatemaltecos luchan en contra de la violencia y los esfuerzos anti-sindicales

En octubre de 1999, los líderes de SITRABI (Sindicato de Trabajadores Bananeros de Izabal) que representan a los trabajadores de Del Monte Fresh Produce fueron obligados, a punta de pistola, a salir huyendo para proteger a sus vidas y las de sus familias. La intimidación violenta desbarató un abandono de trabajo legal que el sindicato había estado planeando en protesta por los despidos ilegales de 900 trabajadores de las plantaciones Bobos quienes fueron reemplazados por trabajadores no sindicalizados quienes recibieron un pago inferior y con menos prestaciones.

Una campaña interna resultó en una resolución aceptable entre la compañía y el sindicato en el año 2000.

Un año y medio después, la presión internacional logró obligar al gobierno guatemalteco a que llevara a juicio a los que participaron en la intimidación violenta de los líderes de SITRABI.

2001: El comercio como una presión para combatir la impunidad

En un esfuerzo para crear la presión necesaria sobre el gobierno guatemalteco para proteger a los que estuvieron involucrados en el juicio, el Representante del Comercio en los Estados Unidos hizo una revisión, sin precedente y de su propia decisión, de los beneficios de comercio de Guatemala. El líder de SITRABI en exilio, Enrique Villeda, USLEAP y la AFL-CIO dieron testimonio sobre este caso en una audiencia en marzo del 2001 ante el Representante de Comercio. La presión sobre el comercio logró asegurar un juicio y las primeras convicciones en la historia moderna de Guatemala por violencia hacia los sindicalistas. Sin embargo, el resultado del juicio fue que los criminales fueron liberados porque evitaron su encarcelación a través del pago de las multas. El 31 de marzo del 2001, el representante del comercio anunció que iba a terminar su revisión (por ejemplo probación). USLEAP hizo un comunicado en objeción a esta decisión del representante del comercio.

Dole Food Company

Dole, igual que Chiquita, es uno de los dos comerciantes de bananas más grandes en el mundo. Dole tiene menos sindicatos que Chiquita, hace las cosas de manera secreta y, en general, demuestra mucho menos interés en participar responsablemente en asuntos de derechos laborales en la industria bananera (o de flores).

Dole ha concentrado su producción de bananas en Ecuador donde los trabajadores reciben salarios bajos y donde casi no tienen prestaciones. Dole también aboga por las reglas europeas de comercio que aceleran la "carrera hacia abajo", aumentando la competición en el mercado en detrimento de los trabajadores sindicalizadas que tienen buenos trabajos.

Dole también ha sido el blanco de campañas de organización de los trabajadores de flores en Colombia.

Dole ha sido un blanco de USLEAP y de 74 otras organizaciones de los derechos humanos

USLEAP se unió a 74 organizaciones más para mandar una carta, el 18 de mayo de 2006, a Dole Food Company, culpándoles por la falta de respeto hacia los derechos laborales básicos, especialmente la libertad de asociación, el derecho de organizarse y el derecho de negociar un contrato.

La carta fue mandada después de una carta con fecha 1 de abril de 2006 que envió a Dole la Coordinación Latinoamericana de Sindicatos Bananeros (COLSIBA) exigiéndole a Dole el respeto por los derechos laborales fundamentales.

USLEAP, COLSIBA y seis organizaciones más también publicaron un informe especial, "Dole, Detrás de la Cortina de Humo." El informe, publicado en varios idiomas, documenta las violaciones de los derechos laborales de los trabajadores de Dole en América Latina. USLEAP y otros firmantes de la carta le piden a Dole que "haga un compromiso, no solo en papel, sino también en la práctica."

En el otoño del 2006, después de que Dole no quiso abordar las preocupaciones mencionadas por COLSIBA en su carta, se dio inicio a una campaña internacional en contra de Dole, dirigida por COLSIBA, EUROBAN, UITA, USLEAP y otros.

En marzo del 2007, Dole y los sindicatos bananeros en Costa Rica firmaron un acuerdo con la intención de mejorar el respeto de Dole hacia los derechos laborales este país. Sin embargo, la campaña seguirá hasta que haya más avances y que haya progreso para los trabajadores.

En agosto del 2007, USLEAP se unió a 50 organizaciones más en los Estados Unidos y Europa para firmar y enviar una carta a Dole protestando por la falta de progreso en la mejora del respeto hacia los derechos laborales. La campaña sigue aun en el 2008.

Bonita (la compañía Noboa)

Boicot de Bonita

El constante ataque de Noboa hacia los derechos de sus trabajadores llevó a FENACLE (la Federación Nacional de Trabajadores Agroindustriales, Campesinos e Indígenas Libres del Ecuador), el grupo campesino ecuatoriano que ha estado intentando organizar a los trabajadores de la industria bananera en las plantaciones de Álamos (ver abajo) y en otros lugares, a pedir un boicot internacional de las bananas de Bonita/Noboa.

En los Estados Unidos, las bananas de Bonita son vendidas en la cadena Costco y en cientos de puestos pequeños de frutas y verduras. Costco respondió a la petición de intervenir con la Corporación Noboa con respecto a los derechos laborales en Ecuador en el 2002, pero no hubo ningún efecto. En el año 2003, a petición de los trabajadores, USLEAP hizo una petición formal a Costco para que terminara su relación de negocios con Noboa, siendo esto un boicot no de la compañía Costco, pero si de las bananas marca Bonita que vende.

Acciones a tomar:

1. Contactar a COSTCO. Pedirle a la compañía que deje de comprar las bananas marca Bonita a la compañía Noboa y busque un proveedor que respete los derechos y que no viole las leyes laborales ni ataque violentamente a sus trabajadores. (Puede citar el caso de Álamos aunque no es necesario porque Costco sabe muy bien de este caso). Nota: No es un boicot a Bonita, es un boicot de las bananas que vende.

Mr. James D. Sinegal, CEO, Costco Wholesale Corporation, 999 Lake Drive, Issaquah, WA 98027. Tel: 425-313-8100; Fax: 425-313-8103.

2. Encontrar bananas de Bonita. Si ve las bananas de Bonita a la venta, (a) pida al dueño del supermercado que deje de comprar las bananas de Bonita e (b) informe a USLEAP sobre el lugar donde se están vendiendo las bananas. Contacte a USLEAP al número de teléfono 773-262-6502 o al correo electrónico info@usleap.org.

Antecedentes

Noboa, la exportadora de bananas más grande en Ecuador, es la cuarta compañía de bananas en el mundo, después de los tres gigantes de los Estados Unidos: Dole, Chiquita y Del Monte. Noboa vende sus bananas bajo la marca Bonita. El dueño de la compañía Noboa es Álvaro Noboa, quien se postuló como candidato a la presidencia de Ecuador en las elecciones de octubre del 2002 y octubre del 2006 y en ambas ocasiones llegó al segundo lugar.

Ninguna operación de Noboa tiene sindicato. La compañía se ha, enérgicamente, opuesto, y a veces utilizado violencia (por ejemplo en el 2002), a los esfuerzos de sus trabajadores para formar un sindicato y ganar mejores salarios. Los trabajadores de la industria bananera en Ecuador han solicitado que se haga un boicot a las bananas de Bonita.

La lucha en Ecuador de los trabajadores de Noboa que querían en el2002 organizarse resultó en una campaña internacional para presionar para que Ecuador reforme sus leyes laborales, eliminando los obstáculos que bloquean a los trabajadores de la organización, tal como ha sido documentado por Human Rights Watch.

En el 2005, Bonita intervino con un proveedor independiente para asegurarse que la resolución de una lucha laboral fuera satisfactoria, lo cual significaba un cambio radical en el comportamiento anterior de la compañía. Sin embargo, la compañía luego rehusó intervenir con los proveedores para garantizar el respeto por los principales derechos laborales.

USLEAP y Noboa/Bonita

USLEAP ha dirigido campañas en los Estados Unidos en contra de Bonita, ha trabajado con los sindicatos bananeros en Ecuador para apoyar sus luchas específicas y ha apoyado los esfuerzos para reformar la ley laboral de Ecuador.

Ataque a los trabajadores de Bonita en el 2002
Los trabajadores empezaron a organizarse en las plantaciones conocidas como "Los Álamos" de Noboa en febrero del 2002. Este fue el primer esfuerzo serio por organizar un sindicato en el sector de bananas en Ecuador. Después de que el Ministerio de Trabajo Ecuatoriano reconociera al sindicato de aproximadamente 1000 trabajadores, la compañía despidió a sus líderes. Los trabajadores hicieron una huelga en mayo del 2002.
Un par de horas después de la medianoche del día 16 de mayo del 2002, cientos de matones y guardias de seguridad llegaron a las plantaciones y empezaron a sacar violentamente a los trabajadores en huelga. Un segundo ataque tuvo lugar más tarde este mismo día. En los ataques, casi veinticinco trabajadores fueron heridos, algunos recibieron disparos y sufrieron heridas serias. Un trabajador perdió su pierna a raíz de los disparos. Después de los acontecimientos, Noboa admitió que contrató a los matones.

El sistema legal, con su prejuicio, decidió en contra de los trabajadores. Terminaron su lucha en las plantaciones de Los Álamos el día 28 de noviembre del 2002 y volvieron a trabajar bajos los términos de un acuerdo que solamente les otorgó beneficios de salud para las heridas que sufrieron durante los ataques de mayo del 2002.

Aunque la lucha de los trabajadores de Los Álamos no fue exitosa en términos de las demandas de los trabajadores, fue muy exitoso en cuanto a llamar la atención internacional sobre los derechos laborales en la industria bananera ecuatoriana y el hecho de que Ecuador sea parte de los principales países incluidos en la "carrera hacia abajo" de la industria bananera en todo América Latina.

En el 2003, los trabajadores de Los Álamos iniciaron otro esfuerzo para formar un sindicato y presentaron una petición para negociar un contrato colectivo. Inmediatamente, después, Álvaro Noboa despidió a todos los trabajadores que firmaron la petición.

Bonita se esconde tras la ley laboral anti-sindical

En junio del 2005, Bonita, efectivamente, intervino en una lucha laboral en la plantación llamada "Primavera", una proveedora independiente. Esto significó un gran cambio en la actitud de la compañía que siempre había ignorado las preocupaciones sobre los derechos laborales. Hubo un acuerdo en el cual todos los trabajadores que fueron despidos tenían que ser reinstalados, inscritos en el Seguro Social y provisto compensación por sus años de servicio. Sin embargo, en noviembre del 2005, Noboa indicó que solamente estaba dispuesto a presionar a sus proveedoras para que cumplieran con la ley laboral ecuatoriana, no con los estándares internacionales. Dado que la ley laboral ecuatoriana previene la organización sindical, la posición de Noboa no es aceptable para USLEAP y otras personas que apoyan los derechos laborales.